La privatización del servicio de limpieza fue un error por el que aún pagan los pinteños